Los "blogs" siguen destapando escándalos

sábado, febrero 12


Una vez más los weblogs colaborativos demuestran el poder que tienen para desenmascarar mentiras y corrupción. Los gráficos que aparecen en la parte superior forman parte de un collage alusivo a todo lo que hoy se sabe sobre Jeff Gannon, singular personaje que fungía de corresponsal en las sobrias y ordenadas sesiones de prensa de la Casa Blanca en Washington. Gannon no era periodista ni llevaba ese apellido (en realidad se apellidaba Guckert). Era una suerte de colaborador que trabajaba para The Talon news, publicación digital allegada a activistas republicanos que se caracteriza por invitar a sus lectores a convertirse en una suerte de redactores.
El "coleguita", que me hace recordar unos cuatro o cinco personajes que siempre aparecen en los eventos de tecnología de HP, Microsoft, Cisco, Intel o cualquier para hacer extensas preguntas o comentarios que solo desconciertan a los ejecutivos extranjeros que nos visitan, se había ganado la antipatía de los periodistas gringos porque sencillamente era muy impertinente al momento de preguntar y solía recibir la atención del presidente Bush y de su vocero porque los ayudaba a desviar las preguntas incómodas dirigidas al Ejecutivo.
Allá las sesiones de prensa son diferentes a las que vemos a diario por los noticiarios. Digo esto con cierto conocimiento porque he tenido la suerte de asistir a estas sesiones (sin Gannon o Gucker de por medio evidentemente) y me he quedado sorprendido por la forma ordenada como se trabaja.
Los micrófonos y sus cables no enredan a nadie, no hay pugna por la aparición de los logotipos de los reporteros de diarios ante las cámaras de Tv y los camarógrafos y fotógrafos no gritan ni golpean o pechan a quien se atreve a ponerse delante de su objetivo.
En EE.UU. hay un orden envidiable y bueno Gannon o Gucker era uno de esos periodistas con pinta de serio y respetado.
Hoy el nombre de este personaje está rodeado de escándalo y los medios de comunicación lo señalan como un "periodista topo" sembrando intencionalmente por los allegados a Bush para
desviar preguntas incómodas al gobierno. Hasta el propio Bush lo señalaba para que haga preguntas.
Acceder a la Casa Blanca no es nada fácil Hay una serie de restricciones y Gannon había logrado acreditarse con la identidad falsa a pesar de que el Congreso le había rechazado un permiso similar por trabajar para un medio allegado a los republicanos.
La gota que rebalsó el vaso ocurrió el 26 de enero cuando cuando en su última rueda de prensa televisada, el presidente Bush le dio la palabra, en detrimento de otros medios más importantes. Y Gannon, como era costumbre, preguntó sobre el Partido Demócrata: "Usted ha dicho que va a tenderles la mano"?. Plop.
El enfado de los que lo rodeaban y de los que escucharon su pregunta fue obvio y a partir de ese momento comenzó la búsqueda de información sobre Gannon. Periodistas, congresistas y bloggers comenzaron a husmear en su vida privada (por cierto registrada al detalle en diversos servidores web) . Es obvio que aquí jugaron un rol notorio los buscadores y sitios de registro de dominio que ayudaron a cruzar datos e información que llevaron hacia un mismo personaje.
Uno los blogs claves para desentrañar la oscura vida de este personaje fue American Blogs (ojalá algún día tengamos uno así en el país) que opera con el lema "una gran nación merece la verdad". Este blog colaborativo se convirtió en los últimos días en fuente primaria para recopilar datos información, videos y hasta fotografías inéditas de un personaje que además de reescribir notas de prensa se dedicaba a comprar dominios en Internet con nombres como "militaryescorts.com" (militares acompañantes) y "hotmilitarystud.com" (militares calientes). Incluso uno de los bloggers pudo obtener la ficha de registro que Gannon o Guckert dejó en su registro en AOL para ligar contactos.
Gannon o Guckert salió ya del escenario, pero en su sitio web ha dejado un mensaje alegando que lo han silenciado "por la atención que ha puesto sobre mí". Acaba de asegurar que no tiene nada que ver con la prostitución masculina porque compró dominios para un cliente, pero la duda sobre él no recae por sus gustos sexuales sino por la forma como trabajaba o la doble vida que llevaba. En pocas palabras, vivía de la Internet y la misma herramienta lo sepultó. Posted by Hello

1 comentarios:

Álvaro Ramírez dijo...

Excelente relato de este incidente, que opino tiene mucha trascendencia. Me pareció amplio y bien documentado. Muchas gracias por haber organizado toda esta información. Blogueas bien, con calidad,

Archivo del Blog