Fujimori, del fax a la web

domingo, noviembre 6


Alberto Fujimori vuelve a sacudir el escenario político peruano con su inesperada presencia en Chile. A diferencia de lo que hizo hace cinco años, cuando comunicó vía fax su decisión de renunciar al cargo mientras se encontraba de viaje por el sudeste asiático, esta vez recurrió a la Internet para anunciar su decisión de retornar al país.
Su página web (Fujimorialberto.com) así lo demuestra hoy. Allí el ex presidente peruano que durante diez años goberno el país bajo la asesoría de Vladimiro Montesinos, dejó un mensaje en el que confirma que su "autoexilio está llegando a su fin" y "deja el Japón en ruta al Perú.
El mensaje tiene un sabor ha despedida del Japón. Allí dice: "He contraído con Japón una gran deuda por su generosa hospitalidad y la de su pueblo, que es el pueblo de mis ancestros; por el efecto de amigos dilectos que conocen el Perú y la obra de mi gobierno y que no vacilaron en prestarme su apoyo para hacer llevadero mi permanencia en este país, blah..blah..blah".
El texto revela en cierta forma su estrategia. Señala que deja el Japón en ruta al Perú, "a cumplir con el compromiso de honor adquirido con millones de mis compatriotas y para que la verdad histórica se imponga. Una a una levantaré las acusaciones y dejaré sentada mi inocencia y mi honor". Ese párrafo es clave. Sugiere que su permanencia en Chile -tras viajar sin mayores problemas por Estados Unidos y México- es temporal y que de una forma u otra Fujimori se enfrentará a las acusaciones, pero aprovechando los vacíos legales que genera su caso en el Perú y países vecinos.
No debe sorprendernos el desafío que muestra porque cada movimiento parece bien calculado, aunque -por las escenas vistas en la noche del domingo- su rostro tras la detención preventiva era distinto al que mostraba horas antes ante las cámaras de Tv de su bien montado equipo de prensa. Esas fueron las fotografìas que distribuyeron sus allegados a su arribo a Chile. Todo estaba perfectamente calculado, pero lo de la detención preventiva lo sacó de cuadro. El rostro que uno podía ver en la televisión chilena durante su arresto era otro. No era el Fujimori altivo y soberbio (ese que vimos cuando llegó a Japón o cuando habla en sus mensajes a sus seguidores) , sino uno que denotaba preocupación y por momentos trataba de ocultarse -como lo hacen los delincuentes- con la ayuda de la mano. Las horas que se viven son complicadas, pero vemos en Internet una respuesta sorprendente de los cibernautas. Bloggers y lectores opinan de diversas formas y comienzan a crear dos corrientes. Por un lado están aquellos que aún lo recuerdan como un buen gobernante con algunos errores. Por el otro están quienes nos recuerdan ese pasado que difìcilmente olvidaremos. No faltan los técnicos que señalan los aspectos técnicos y legales del caso. En suma, hay toda una variedad de comentarios que demuestran que la población tiene necesidad de expresarse masivamente.



De interés
¿Qué dicen los peruanos?
Su primera noche
Perú pide a Chile detención de Fujimori

2 comentarios:

Christian Espinosa dijo...

Felicitaciones Juan Carlos por creer en los nuevos medios y tu trabajo con Arturo es digno de mención como noticia, me he permitido hacer la de Cobertura Digital.
Saludos a Perú

Anónimo dijo...

Saludos Juan Carlos desde el Caribe en:

http://imaginados.blogia.com

Tú página siempre es un puente para la comunicación.

Archivo del Blog